La lesión javi martínez: ¿oportunidad o amenaza?

(Este artículo fue realizado en agosto del 2014 cuando sufrió una rotura de cruzados)

En la carrera deportiva de cualquier deportista de élite, el “fantasma de las lesiones” aparece sin piedad atrapando sin distinción a cualquiera que se entrometa en su camino.

Raro es el jugador que no haya tenido una lesión importante durante su periplo;la clave radica en la gestión y en la actitud con la que cada uno afronta este desagradable suceso.

Javi Martínez ha tenido la desgracia de sufrir una de las peores lesiones que un futbolista puede tener:el ligamento cruzado de la rodilla .Además , como suele ser habitual, le ha ocurrido en el momento de máxima madurez de su vida.En este tipo de escenarios es cuando realmente se ve la fortaleza mental del jugador;y por mi experiencia en pocos días ya dispones de “señales” que predecirán si ese jugador saldrá tocado o reforzado durante y después de la recuperación.

Por este motivo quise saciar mi curiosidad analizando cuál fue su primera reacción, y encontré en internet el vídeo autograbado con su móvil donde asumía con firmeza lo que le había pasado (antes de saber el diagnóstico final), y ya ponía su mente en la recuperación con un “volveré” de despedida…Mostrar esta entereza, cuando “te acabas de romper” demuestra un extraordinario grado de madurez,de autoconfianza y un golpe en la yugular a la lesión con un mensaje muy claro” no vas a poder conmigo”…ése es el camino,la actitud positiva.Xavi Hernández, alcanzó su mejor nivel en la Eurocopa, después de una lesión del ligamento cruzado anterior de la rodilla….y como él hay varios ejemplos;porqué no tomarlos como referencia?

Las lesiones de larga duración tienen períodos complicados de recuperación con retrocesos , encallamientos, que pueden desmotivar al jugador a seguir trabajando al ritmo que requiere y confiar en su recuperación.El papel de la gestión de la inteligencia emocional del deportista aquí es clave, puesto que la dimensión de la automotivación (la capacidad para afrontar con actitud positiva los momentos más difíciles) juega el papel más importante en todo este proceso.

Por otro lado, uno de los posibles peligros es el exceso de ansias por querer recuperarse lo más rápido posible.Javi debe de entender que este tipo de lesiones requieren de mucha paciencia y “autorregulación”, es decir, que aunque el cuerpo te lanze señales de que todo está yendo a una velocidad de recuperación más rápida de lo prevista, lo importante no es llegar antes sino llegar “seguro”, tener la mente limpia de miedos y ansiedades por forzar, por apoyar, por “meter el pie”…En una de las declaraciones de la entrevista de Marca Plus, Javi hacía referencia al miedo a no volver a jugar como antes”.Este tipo de declaraciones es típica de los jugadores con este tipo de lesiones de gravedad.

En este sentido, siempre digo lo mismo a los jugadores que asesoro en este aspecto:”si aceptas la lesión como parte natural de tu vida deportiva, te marcas microobjetivos de recuperación para llevar un control total de cada fase que te ayude a focalizar mejor tu atención en lo que toca en cada momento , y aprovechas la inactividad para potenciar y trabajar todos aquellos aspectos de tu juego y de tu vida de los que carecías de tiempo mientras competías ; no solo saldrás totalmente recuperado, sino más reforzado y con más ganas de competir que nunca”.

En esta línea un jugador puede aprovechar su inactividad competitiva para trabajar aspectos físicos como por ejemplo, reforzar el tronco superior, la resistencia,la fuerza; también se pueden trabajar otros aspectos técnicos más adelante (cuando ya pueden tocar pelota) como movimientos específicos, controles orientados, conducciones con cambios de pie…;aspectos psicológicos como la concentración,visualización, control de la activación… e incluso actividades extradeportivas como el dominio de otras lenguas y formación cultural en general.

Otra de las variables que inciden muchísimo en el grado de recuperación es el vínculo de empatía que establece el jugador con sus recuperadores, médicos y fisioterapeutas.Nadie conoce mejor su cuerpo que el propio jugador, pero la confianza que éste debe depositar en sus “cuidadores” será clave para que el vínculo profesional-paciente se convierta en “un equipo eficiente”.

Javi Martínez tiene claro que quiere volver;tiene claro que tiene ilusión pero también paciencia, sabe marcarse objetivos realistas, sabe interpretar los miedos, las ansiedades y preocupaciones y gestionarlas con la naturalidad que ello requiere.Sabe que su lesión podría ser una amenaza…pero la quiere convertir en su oportunidad para volver con más fuerza…

Oliver Martínez

Psicólogo deportivo

info@deportivamente.com

Leave a Comment